Paula Villalón se exhibe con uno de sus grandes amores.

Desde hace un poco más de  10 años, las noches de sábado en Guantánamo tienen para muchos un significado especial, c aminar hasta la casona que ocupa la sede provincial de la Unión Nacional de Escritores y artistas de Cuba (UNEAC), actualmente  donde antes fuera el Centro provincial de Superación para la cultura, es un paseo seguro en busca de abrigo en la madriguera cómplice  de la Dra en Estomatología Paula Villalón, esta vez, no para una consulta especializada, sino para compartir con ella de la calidez, el arrebato y la nostalgia que provoca el encuentro con su mejor amante, el Bolero, género que conmueve a todos porque quien no lleva en su vida un pedazo de él.
En este , no pretendo hacer una apología de Paula, mucho menos la historia de este “Boloreando”, quiero solo  celebrar, la manera en que desde este rincón íntimo, ahora en total estado constructivo ( se puede apreciar en el video y las fotos) se genera un espacio  para el disfrute del arte del buen decir, el intercambio con  los  amigos, conocidos y la promoción de los que sienten la necesidad de mostrar con sus maneras de hacer , su arte interior. Fue así como supe en esta ocasión que José Antonio “Ñico” ,  dedicado también a los servicios de salud,  se estrena como diseñador de modas, con su primer desfile, con diseños propios, hoy posibles de adquirir en el mismo Guntánamo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


En este empeño, Paula  no está sola, el equipo de especialistas, técnicos, músicos,  asistentes y hasta el mismo presidente de la Unión Nacional de Escritores y artistas de Cuba (UNEAC) en Guantánamo, el señor Jorge Nuñéz Mote, una vez llegada la hora, se convierten en calabaza, ratones y caballos para hacer realidad este sueño que bien puede durar hasta pasada las 12 de la  noche porque hasta el reloj se hace cómplice. Escuchándola  cantar, es imposible no sentir la fuerza que genera el interpretar “Aquí de Pié”, “Perdóname conciencia”, la fragancia de “Dos gardenias”, la nostalgia de “Esta tarde vi llover” ,  el cosquilleo de “ámame como soy”. Fuerza, talento, amor, dominio de los registros vocales, hacen de esta Doctora-músico músico-Doctora, un espectáculo único y comprendo entonces porque el  señor Bolero la escogió como compañera , son afines sus ilusiones y desilusiones, su goce es infinito.
Entonces, le invito a usted en su paso por Guantánamo a ser testigo de este momento, visítelos, viva esta historia que no es la de la cenicienta y su zapatilla perdida, es  la del Bolero y su mejor Amante en Guantánamo, la señora Paula VIllalón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: