“Dios está interesado en que nuestro trabajo de cada día salga bien..”. Entrevista al Padre Rolando Gibert Motesdeoca, sacerdote de la Iglesia católica en Maisí, Guantánamo. Cuba. (+FOTOS)

Para Cuba, para los cubanos, para los cristianos, católicos y de otras denominaciones, para los creyentes y no creyentes, la visita del Papa Francisco a Cuba dejó un alimento de Fe , un clamor de aborrecimiento a la guerra, una declaración de su justicia hacia los pobres,  pero dejó además desde los medios de comunicación  las enseñanzas de la Iglesia católica en la voz comprometida,  quieta, de verbo ilustrado y piadoso del Padre Rolando Gibert Montesdeoca, hombre que nace en  Camagüey 34 años atrás y que hoy desanda y descubre los pueblos que son ocultos y perdidos  para muchos,   en las terrazas de Maisí. Desde allá llega el Padre Rolando al reclamo de mi conversación, su figura de  caballero esbelto con ademanes gentiles no escapa de  la vista de los curiosos que lo descubren  y solicitan de él la bendición de un recuerdo fotográfico. Entre un saludo y otro, finalmente se inicia el diálogo.

Sacerdote Cubano . misionero de la Iglesia Católica en Maisí, Guantánamo Cuba.

Sacerdote Cubano . misionero de la Iglesia Católica en Maisí, Guantánamo Cuba.

Fue usted la figura encargada de mediar entre los medios de comunicación y su público para describir todo lo que aconteció durante la visita de su Santidad el Papa Francisco a Cuba…  que significó esto par el Padre Rolando, cuánto de preparación… dominaba usted los códigos de la comunicación social  y audiovisual antes de este acontecimiento…que dejó esta realidad al padre Rolando.

 La preparación para el servicio que pidieron la Iglesia y la televisión cubana en las transmisiones de la Visita del Papa Francisco a Cuba, fue gracias a un diplomado de Comunicación social que ofreció el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales. La intención del diplomado era que se formaran católicos en el ámbito de la comunicación porque ésta es esencial a la vida de la Iglesia. La iglesia en sí misma es comunicación y también albergamos el sueño de que un día pueda tener en los medios oficiales de Cuba un espacio estable donde ayude a construir valores, a construir la sociedad, a compartir lo que tiene la Iglesia y  puede hacerle mucho bien a nuestro pueblo.

Fui seleccionado para el grupo de estudiantes que realizamos este diplomado. Durante tres años vinieron profesores de distintas universidades del mundo y nos fueron preparando en códigos de comunicación y características de los distintos medios, desde luego fue muy general. Es toda la formación en comunicación que tengo.

También soy consciente de que me ayudó mucho  escuchar consejos. Cuando supe que me tocaba este servicio empecé a pedir consejo a distintos sacerdotes, a personas que tienen experiencia en comunicación, por supuesto fuera de Cuba. Algunos de ellos se me acercaron y me animaron. A mí al principio  me  costaba la idea de no estar físicamente en las celebraciones con el Papa, pero un gran amigo de Chile, el Padre Carlos Cox, que tiene amplia experiencia en los medios me animó a comprometerme con esta misión y a hacerla de buena gana por la relevancia del servicio que se me pedía.  Me convenció de verdad, tanto que lo empecé a disfrutar desde que me  preparaba.

Después le pedí a  muchas personas que rezaran; para los cristianos la comunicación es misión y trabajo del Espíritu Santo a través del comunicador y eso soñaba yo. No quería hacer un trabajo que fuera solo mío,  sino también un trabajo donde Dios pusiera lo suyo que para mí es tan necesario. No quería comunicarme a mí, quería comunicar la vida de la Iglesia, quería amplificar el evento.

Mi sueño era que en las casas  las  familias con una taza de café en la mano viendo la televisión tuvieran la experiencia de encontrase al Papa Francisco, de encontrarse a la Iglesia que está viva y  que está comprometida con la realidad cubana y  de encontrarse con Dios. Soñaba que todo aquel que fuera creyente viendo esas transmisiones pudiera tener la experiencia. He recibido muchos agradecimientos de personas que sí que lo consiguieron y yo a mi vez remito mis agradecimientos a todos los que rezaron por mí, que fueron muchos, y a Dios mismo que sé que también estaba interesado en que esas transmisiones salieran bien…Dios está interesado en que nuestro trabajo de cada día salga bien.

 ¿Cuándo sintió el Padre Rolando que Dios le miró a los ojos, dijo su nombre y le invitó a seguirlo, a ser pescador de hombres?

 La primera vez que sentí que Dios me miraba a los ojos y me invitaba a seguirlo, a ser sacerdote, era un muchacho de 12 años, estaba en un encuentro de la Infancia Misionera,  una  organización de la Iglesia que agrupa niños y que les ofrece la formación como misioneros desde pequeños, les da una identidad, un carisma, una manera de vivir la fe. Yo pertenecía a ese grupo y estábamos en  Camagüey en un retiro espiritual, ahí el predicador, Fidelito Cabrera,  nos hizo una presentación muy hermosa de la persona de Jesús, nos habló de su vida, de sus palabras,  de sus sueños para con nosotros… en fin, yo quedé encantado. Luego salí al claustro de la casa Diocesana otrora Convento de la Merced y allí me puse a pensar en un tío sacerdote que tengo: Mi tío no está loco -me dije- Jesucristo es alguien que merece la vida y tal vez podría ser yo sacerdote, pero enseguida meneé la cabeza “no, eso no es para mí” y me alejé, era demasiado chico.. ..

Tiempo más tarde, ya compartiendo con unos amigos en  la Vocacional de Camagüey  en un grupo de católicos que allí nos encontrábamos para orar, para  compartir la vida, la comida, los sueños, volví a sentir más  de cerca  y más profundamente esa llamada; entonces, comenzó una etapa de discernimiento espiritual,  era necesario discernir si esto se trataba de Dios que me llamaba o si era simplemente una ocurrencia o un embullo juvenil. Me acompañó un sacerdote muy respetuoso de mi libertad, de mi capacidad de decidir, el Padre Alberto Reyes, y en diálogo con Dios en la oración me fui cada vez más  enamorando de  esta manera de ser y de vivir,  de ser sacerdote.

Soñé ser un hombre de Dios y un hombre de su pueblo, consagrado a Dios y consagrado al pueblo, una especie de puente entre el Señor y las personas  entre las cuales ahora vivo Padre Rolando Montes de Oca.Sacerdote de la IGlesia Catolica en Cuba junto a las Misionesras de la Orden madre Teresa de Calcuta en Guantánamo Cuba disfruto vivir, estar, compartir lo de cada día.  Allí encuentro a Dios y allí también me encuentro a mí. Así comenzó mi vocación y así  la trato de vivir cada día  con alegría, con ilusión, con esperanza, siempre con esperanza.

 La iglesia Católica promueve el amar como camino divino para hallar solución a las angustias, conflictos que  vive la humanidad… cómo piensa el Padre Rolando.

Frente a los conflictos que vive la humanidad sólo el amor es el camino, pero el amor no en abstracto, el amor hecho diálogo, el amor hecho escucha, el amor donde muchas veces toca ceder y a veces que otros cedan. Por lo tanto yo pienso que el diálogo es lo esencial en un camino de reconstrucción de la paz. En medio de los conflictos la escucha, el lograr mirar al otro sin reservas, sin recelos ni sin sospechas y el respeto a la libertad del otro son esenciales para poder construir la paz.

Sin libertad no puede haber paz, no tenemos derecho a exigirle al otro que sea como nosotros. Aprender a caminar juntos mirando el mismo horizonte aunque todos hagamos caminos originales, aprender lo que nos decía el Papa Francisco en la Habana: hacer amistades sociales, amistades inclusivas, no mirar al diferente como un enemigo. El enemigo es el odio, es el mal, enemigo es la exclusión; pero el camino inclusivo, el camino de amistad social, el camino de diálogo, de escucha, donde dedicamos tiempo y donde estamos dispuestos a ceder en lo que se puede por construir un camino de paz, por conseguir la paz, ese siempre debe ser una opción, así lo emprendemos desde la Iglesia.

 Pecadores como somos todos, el Padre Rolando supongo no escapa de las debilidades que sobrevienen al  ser humano… cómo resuelve los momentos de fragilidad, duda, tentación.

 Fragilidad humana,  todos  tenemos. A uno un día se le va una mala contesta porque se impuso el cansancio, pero después se resuelve pidiendo perdón, reconociéndolo, se resuelve tratando de corregirlo. Pienso que para herir a una persona basta con un segundo, para sanar una herida a veces se necesitan años, por eso evito maltratar a las personas aunque a veces el cansancio, o las contingencias del día le hacen que uno pueda ofrecer una respuesta, en ese caso corresponde remediarlo,  remediarlo lo  más rápido que se pueda, ser humilde y reconocerlo.

Padre Rolando Montes De Oca. Sacerdote de la Iglesia Católica en Cuba

Padre Rolando Gibert  Montesdeoca. Sacerdote de la Iglesia Católica en Cuba

Con respecto a la vida afectiva…un sacerdote ama mucho, tiene mucho que amar…  y muchas veces yo me siento con la deleitosa responsabilidad de amar a quienes tienen pocos que los amen, porque se impone la cultura de la eficacia. Estoy pensando en un anciano que hace siempre los mismos cuentos, que tiene pocos jóvenes que se les quieran acercar, y yo me siento con el privilegio extraordinario de acercarme, de darle cariño y escucharlo, escucharle los mismos cuentos y sorprenderme ante los mismos cuentos, eso es amar y eso le  llena a uno tremendamente el corazón.

Padre Rolando Montes de la Iglesia católica en Cuba

Padre Rolando Gibert Montesdeoca de la Iglesia católica en Cuba

Como sacerdote procuro ayudar a personas a reconciliarse, a reencontrar el camino del bien porque de repente se ha obnubilado  su razón, o se han confundido y merecen otra oportunidad, como cualquier ser humano que se equivoca.  Procuro mediar para que esa persona encuentre la paz que necesita su corazón, o vuelva a ser un buen  hijo o se proponga a ser un buen esposo; en fin es sembrarle felicidad en la vida a la gente,  que es misión también de un discípulo de Cristo. Todo eso para mí es fuente de mucho placer, de mucha gratificación espiritual.

Un espacio de mucho placer es la oración, la oración es el diálogo con Dios, un matrimonio que no dialoga, se pierde, se va a la ruina, se estropea, lo pierde todo, un sacerdote que no dialogue con su Dios perderá las razones de su opción celibatoria. Si no hablara con Dios, si no tuviera ese espacio de oración estaría perdido… Ese espacio para mí es muy importante, además es –lo repito- es de mucho placer , placer de lo sagrado, un placer superior.

Como toda persona puedo tener tentaciones de cansancio o de abandonar el camino. Para mí la fidelidad no es aguantarlo todo, la fidelidad no es mantenerse incólume con un voluntarismo, para mí la fidelidad es… mantener viva la alegría y la frescura del primer amor, y eso es lo que trato de hacer todos los días: ir a los orígenes de mi llamada, de cuando Dios me llamó, de mi vocación DSCF1874 y mantener fresco y vivo ese llamado de Dios, esa presencia , esa ilusión de Dios en mi  vida y mantenerlo vivo, esa es la fuente de mi fidelidad, mantener viva la magia del primer amor. Esto también se lo recomiendo a los matrimonios.

 Joven como es usted, también convive con las realidades de las nuevas tecnologías, las modas, las diversiones, una buena bebida… cuál es su experiencia.

 Como sacerdote joven pues sí convivo con las realidades de las nuevas tecnologías, me relaciono muy a gusto con ellas, a veces las extraño en Maisí…. Las modas como siempre van y vienen, uno algunas las acepta con beneplácito, otras las critica,  es por cuestión de gusto;  los romanos decían que sobre los gustos no se discute “ de gustibus non disputando” o sea, uno  perdería tiempo si se pone a discutir sobre gustos.

Me divierte  mucho compartir con mis amigos, salir, escuchar buena música,  me gusta la trova cubana, pero también me gusta la música que se produce fuera del país… ….un día ocasionalmente sentado en un ambiente coloquial,  familiar , etc,  se puede compartir un mojito, una cerveza, no pasa nada, forma parte de la vida. Jesús también lo hizo, el primer milagro de Jesús fue convertir agua en vino, en una boda. Pero beber siempre con la moderación necesaria, la bebida no  debe ser la que mande en la vida de las personas y cuando esto ocurre  es muy de lamentar, es muy de lamentar. En mis ratos de descanso prefiero leer según la ocasión. A veces leo cosas del material religioso o pedagógico que me pueda nutrir en mi servicio como sacerdote pero a veces también echo mano de algún libro de literatura universal que sea refrescante como” Las Aventuras de Huckleberry Finn”, también me gusta mucho Chesterton, de “El  Quijote” a veces escojo páginas que conozco y voy directamente a ellas para disfrutarlas una y otra vez. A veces me gusta así mirar cosas de literatura universal, tengo amigos escritores que me facilitan libros de su reciente  producción literaria y también aprovecho algún rato libre para leerlos, para ofrecerle mi opinión cuando me la piden etc.

 ¿Siempre va de camisa con cuello Clerical?

Visto como  corresponda, no siempre con camisa clerical, aunque muchas veces sí lo hago. Procuro que las personas me puedan identificar para cualquier servicio que demanden de mi persona;  yo humildemente puedo ofrecerlo  con mayor facilidad si saben que ese que está ahí es el sacerdote. Me presento con una camisa de sacerdote y  ya así me identifican más fácil. De todos modos no soy una persona atada a uniformes, la verdad es que nunca me han gustado, me gusta más la originalidad de cada persona… Prefiero vestirme de manera sencilla, es una especie de opción que tengo en mi vida.

 Cómo es un día para el Padre Rolando.

 Un día para el Padre Rolando  siempre es diferente porque uno lleva su agenda, pero yo que soy un hombre de fe digo que Dios también tiene su agenda y  siempre gana la de Dios. Uno se propone hacer ciertas visitas, sentarse y preparar un material o lo que sea y, por ejemplo llega de repente una persona que necesita otro tipo de servicio o aparece la necesidad de acercar a alguien al Hospital…

De todas maneras así como elementos esenciales en mi vida está por la mañana un rato largo de oración que disfruto, un momento muy lindo de comenzar el día, de poner por delante principios esenciales que quiero vivir, que quiero compartir, es el momento también de orar por mi pueblo, por mi pueblo chico de Maisí,  pero por mi pueblo grande que es Cuba, por el cual oro todos los  días…

Esta oración matutina es el momento de experimentar profundamente que Dios es quien me sostiene en la misión, que no es mi misión solamente  sino  sobre todo su misión, que no es mi persona  lo que estoy comunicando sino cada vez más la suya. Aunque eso se haga a través de mí, porque  el principio que mueve la misión de la iglesia es el principio de la encarnación.  Dios se hizo hombre y todo pasa por lo humano. Por eso cuando  transmito,  comunico al Jesús que conozco y amo,  lo hago a través de mi persona, es inevitable y bueno y  Dios quiere que sea así.. ..en fin el momento de oración por  la mañana es muy necesario para mí….

También tengo a lo largo del día siempre la celebración de la misa,  es otro momento importante, fuerte, el más importante de todos. Procuro que no se me vaya el día sin tener encuentros personales, siempre hay personas que necesitan que el padre vaya a verlos: enfermos, o personas que yo sé están pasando por  momentos importantes. IMG_0213También tengo amigos  y donde estoy me gusta visitarlos, disfruto mucho hacerlo….procuro tener algo de lectura, a veces la iglesia me pide que escriba algo y entonces aprovecho según la ocasión y lo escribo, por lo general en eso aprovecho el día.

 ¿Es Maisí su primera Misión, por dónde anduvo antes el padre Rolando?

Mi primera misión como sacerdote fue en los municipios tuneros de Colombia y Amancio, pertenecientes a la antigua provincia de Camagüey y desde la Iglesia se siguen atendiendo desde Camagüey Yo soy sacerdote diocesano del clero de Camagüey, entonces el arzobispo me destinó a esos pueblos dónde mi gran desafío, mi gran aspiración fue convertirme en “el Cura del pueblo”, ser un cura de pueblo, compartir con mi gente,  en la calle, en cada acontecimiento.

Desde mi primera misión procuré priorizar los acontecimientos más importantes en la vida de una familia, los nacimientos y las pérdidas de seres queridos. Me gustaba tratar de conocer a todos los niños que nacían y a todas las familias que tenían niños, y en el momento más difícil de la vida que es la muerte de un ser querido, hacerme presente en las funerarias, acompañar la vida de las personas. Lo pude hacer mucho más en Colombia que era dónde vivía, pero también caminé mucho por Amancio y atendí pastoralmente, sacerdotalmente las comunidades católicas de ambos lugares…

Allí tuvimos la inmensa alegría de que esas dos comunidades llegaron a ser una parroquia, o sea tuvieron una categoría superior como Iglesia y fue también un gran regalo de Dios… Estando allí fue que apareció la necesidad y la  posibilidad de irme de misionero a Maisí…Siempre le había dicho a Dios, Señor lo que tú quieras, envíame dónde me necesites. Entonces le dije sí a Dios, me ofrecí, le comuniqué al arzobispo estaba dispuesto para ir a Maisí por tres años. La decisión la tomé en diálogo con otros sacerdotes que  también se han ofrecido.

Vine para Maisí hace ya más de dos añospadre Rolando Montes de Oca. en estos momentos soy muy feliz entregándome como sacerdote, como pastor de  esas comunidades y de esos pueblos…. El sacerdote no es el cura nada más de la comunidad católica -así lo entiendo yo- es el amigo, el pastor, el compañero de camino de un pueblo, debe ser servidor de cada persona sin importar su denominación cristiana, incluso su credo, lo tenga  o no, soy hermano de todos, así  me  entiendo y quiero vivirlo de esa manera. El mayor empeño en Maisí, es transparentar el rostro de Jesús, ayudar a que las personas viendo al sacerdote vean  a  Jesús, y ayudar a defender en cada momento los intereses de Jesús. Frente a una familia que se puede romper o que quiere vivir mejor, frente a jóvenes con sus sueños y esperanzas, en lo que me corresponde hacer cada día, busco transparentar el rostro de Jesús.Me empeño allí donde estoy, donde Él me ha puesto en que las personas se amen más y sean más felices. La felicidad es el Reino de Dios, lo que Dios quiere es que seamos felices, que seamos plenos, para eso  nos creó y en eso en lo que humildemente pueda servir estoy a disposición del Señor y a disposición también de mis queridos hermanos de Maisí.

 Hablemos de la familia más íntima, las raíces del Padre Rolando.

Mis raíces más íntimas, mi familia chica,  es algo de lo que estoy muy orgulloso. Mis padres son un matrimonio de  cuarenta años de fidelidad matrimonial, únicos novios y únicos esposos, se respetan y se aman mucho, yo soy testigo del amor. Soy testigo del amor  de  dos personas que han  sabido enfrentar dificultades y resolverlas dialogando,  escuchándose, conversando; de dos personas que se aman pero que respetan tremendamente. En casa yo nunca he escuchado una pelea con groserías o faltas de respeto, eso nunca ha ocurrido en mi casa, por eso mis padres han podido mantener la magia del primer amor hasta este momento.

Entre mi madre y mi padre hay una comunicación también a nivel de detalles,  de caricias e incluso de bromas que hacen muy alegre y muy chisposa la vida diaria, ellos no se soportan, sino que se aman, comparten la vida como un regalo el uno para el otro. Muchas veces he escuchado a mi papá  decir que no sabría cómo vivir  sin mi madre y  a mi madre decir lo mismo, se abrazan y ahora se dicen mi viejo y mi vieja. Ella hace la comida que a él le gusta y él le trae lo que sabe que le  gusta a ella,  por eso mi casa es un sitio donde el amor no es extranjero, el amor en mi casa está en su casa y se construye cada día.Padre Rolando Montes de Oca y su familia .

También tengo una hermana menor que es muy buena hija, ayuda mucho a mi madre a mi padre, es historiadora. Nos queremos mucho, somos en el fondo un hogar muy unido. Somos un hogar, mi casa no es una casa solamente, es un hogar y eso es un regalo de Dios, pero como todos los  regalos de Dios, es un regalo de Dios que también nos ha tocado construir. Dios a nadie le regala las cosas hechas. Dios nos regala las herramientas, a nosotros nos toca construir, Dios es papá, no es abuelita.

 Con una palabra defina: Camagüey, Maisí, Cuba

Definir con una palabra es difícil. Pero podría arriesgarme a decir que Camagüey es mi hogar, que Maisí es  un amor, y que Cuba es  una responsabilidad.

 Ya celebramos la navidad, que pide en sus oraciones el Padre Rolando.

IMG_9913

Padre Rolando Gibert  Montesdeoca, sacerdote de la Iglesia Católica en Cuba.

El Adviento es el tiempo que prepara, que nos preparara para la celebración de la Navidad, el gran grito del adviento es “Ven Señor Jesús”… y diciendo bien “ven Señor Jesús”, estamos diciendo ven Esperanza, ven Paz, ven Reconciliación, ven Alegría, ven Mansedumbre, Comprensión, eso es lo que estoy pidiendo, que con la venida de Jesús  podamos  celebrar la navidad con una Cuba más fraterna, más reconciliada, más inclusiva.

Gracias. … Con este gesto  sellamos una despedida donde agradecí además la cortesía de estas fotos, parte del archivo personal del Padre Rolando.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: