China 44 días después… El Descubrimiento

El descubrimiento”

Hoy podría iniciar esto que llámele como  deseé, diciendo:.. Érase una vez… o… Sucedió que… no importa. La  verdad es que 44 días después de  mi regreso  del país más  grande del  mundo me siento viviendo muchas historias. Hoy no haré el recorrido de 34 días  y 816 horas existidas con total intensidad. Cada momento fue importante… el descubrimiento,  la confirmación y el asombro,  la aventura y lo real maravilloso.

De cada uno de ellos,  historias miles se desprenden, hasta las  imaginadas que no se lograron realizar. Por eso, con esta digamos “nota al programa” propongo en mi rincón y a solas con mis musas y usted  regresar a cada uno de los minutos vividos,  “robados “ ( con la mejor intensión ) y hasta los que me fueron confiados  al cierre de este episodio que se llama así : China 44 días después.

 En China la literatura universal reconoce a una de las llamadas cunas de la civilización. Son varias las dinastías que se sucedieron en el gobierno del país, hasta transformarse en república comunista con el nombre de República Popular  China, lugar que,  a pesar de ser un país comunista, posee una política económica “de un país dos sistemas”, es decir, cuenta con regiones que están abiertamente en el sistema capitalista, lo que ha desembocado en que buena parte de la población obtenga mayores ingresos,  razón por la cual  es uno de los países donde  la taza de personas millonarias ha ido en aumento muy rápidamente, y en contraste con esto,  también es visible el empobrecimiento de buena parte de la población.

Es el país más poblado del planeta, y en él la existencia misma de  por lo menos 58 minorías o grupos, singularidad que lo hace diverso y atractivo, como  interesante es su  literatura no solo por la multiplicidad de idiomas de las distintas etnias, sino porque su sistema de escritura consta de más de 44 mil ”hanzi” o  caracteres chinos distintos, escritura ideográfica altamente compleja que aún se utiliza no solo en China sino también en países del este y el sudeste de Asia

Una cultura milenaria que va más allá del encanto de las artes. Aún despierto en las mañana y escucho como se repite en mis oídos  “Ni Hao”, saludo que se combina con el buenos días de mi madre y que en China compartí con mis compañeros de curso. Grandes puentes, acueductos, palacios, jardines de ensueño, techos de curvaturas sugerentes, comidas exóticas… Y allí, mis compañeros de viaje y yo, en un asombro real y maravilloso, Beijing nos abría las puertas y se dejaba acariciar… así da inicio este episodio que si le interesa continuar podrá seguir desde acá el rincón de mis musas dónde habrá más para ver de China 44 días después ….

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A %d blogueros les gusta esto: